Cae un subcomisario de la policía federal en San Juan por pornografía infantil.

En un operativo sin precedentes, el juez de instrucción Martín Heredia Zaldo junto con la Policía provincial detuvieron a un oficial de la Federal por un caso de presunta distribución de pornografía infantil y allanaron la sede de la Agencia Regional Cuyo de esa fuerza, en pleno centro sanjuanino, en busca de material informático.

El detenido es un oficial identificado como Víctor Eduardo Camargo, quien presta servicio como administrativo en la sede regional de la Federal, revelaron fuentes policiales y judiciales. El caso surge por una investigación que se inició en septiembre pasado en una fiscalía de Buenos Aires a raíz de la denuncia de la organización mundial National Center for Missing and Exploited Children (Centro Nacional para Menores Desaparecidos y Víctimas de Explotación Sexual)  por distribución y divulgación de pornografía infantil. Es que detectaron el tráfico de este material entre algunos usuarios de redes sociales, uno de los cuales aparentemente tenía domicilio en San Juan. Fue por eso que el titular del Juzgado de 1ra Instancia en lo Penal Contravencional y de Faltas N°6 de esa ciudad, por cuestión de jurisdicción, remitió un exhorto al juez sanjuanino Martín Heredia Zaldo para que continúe con la pesquisa.

Fuentes de la investigación revelaron que ese tráfico de video y otras imágenes de pedopornografía fue detectado los días 13, 14, 26 y 30 de agosto último. Uno de los involucrados en la distribución de este material supuestamente tenía residencia en Rawson, fue así que pidieron informes a Facebook, Yahoo y Movistar de Argentina para identificar los IP (el número de identificación de un dispositivo), direcciones de correo electrónico, ubicaciones de sus equipos informáticos y el o los posibles usuario para hacer el  cruzamiento de datos y descubrir su identidad.

De los informes hecho por los investigadores informáticos surgió que el usuario era un tal Eduardo Pérez y que las comunicaciones salieron de un domicilio de calle Juárez Celman en Rawson, de otra casa de Rivadavia y, lo más sorprendente, también aparentemente de la mismísima sede de la Agencia Regional Cuyo de la Policía Federal, señaló una fuente del caso. La pesquisa continuó hasta que establecieron que Eduardo Pérez era un nombre falso y la cuenta de Facebook y el correo electrónico también eran de alguien ficticio, y que supuestamente el que estaba detrás de ese nombre era un oficial de la Policía Federal llamado Víctor Eduardo Camargo, revelaron fuentes del caso. Constatada la información de que Camargo era miembro de esa fuerza y tenía relación con todos los domicilios señalados, el juez Heredia Zaldo ordenó su detención y allanó los domicilios de Rawson y Rivadavia y hasta el lugar de trabajo del sospechoso en la propia sede de la Agencia Regional Cuyo de la Policía Federal en calle Rivadavia, frene a la Plaza 25 de Mayo. Esto último para secuestrar equipos informáticos y de almacenamientos, como pen drive, con el fin de peritarlos.

El policía está imputado de un delito penado por el artículo 128 del Código Penal que trata sobre pornografía infantil. En el mismo se señala que será reprimido con prisión de tres (3) a seis (6) años el que produjere, financiare, ofreciere, comerciare, publicare, facilitare, divulgare o distribuyere, por cualquier medio, toda representación de un menor de 18 años dedicado a actividades sexuales explícitas o toda representación de sus partes genitales con fines predominantemente sexuales, al igual que el que organizare espectáculos en vivo de representaciones sexuales explícitas en que participaren dichos menores.

Comentarios