Cáncer: descubren que la defensa natural del cuerpo podría tratarlo de manera universal

El hallazgo fue accidental. Los investigadores de la Universidad de Cardiff en Reino Unido, estaban analizando la sangre de un banco en Gales. El objetivo era buscar células inmunes que pudieran combatir las bacterias, pero encontraron un tipo completamente nuevo de células T que pueden “escanear” el cuerpo para evaluar si hay una amenaza que necesita ser eliminada.

Los linfocitos o células-T son parte del sistema inmunitario y se forman a partir de células madre en la médula ósea. Esta célula inmune tiene un receptor que nunca antes fue detectado y que actúa como un “gancho de agarre”, es decir que se adhiere a la mayoría de los cánceres humanos e ignora las células sanas.

El estudio fue publicado en la prestigiosa revista Nature Immunology y expone que la célula T recién descubierta puede distinguir las células cancerosas de las sanas porque se centra en una molécula de superficie llamada MR1. Si bien esta molécula está en casi todas las células del cuerpo humano, los investigadores sospechan de que se presenta de manera diferente en las células cancerosas.

“El descubrimiento de linfocitos T universales implica que no necesitan una restricción especial para poder eliminar un determinado tumor, sino que pueden eliminar una batería muy grande de tumores entre ellos tumores de piel, próstata, mama, riñón, etc”, explica a Con Bienestar Gabriel Rabinovich, bioquímico y doctor en Inmunología del Instituto de Biología y Medicina Experimental (Ibyme), reconocido por sus investigaciones sobre el tratamiento contra el cáncer.

El profesor Andrew Sewell, autor principal del estudio, reconoció que: “Esto aumenta las posibilidades de un tratamiento oncológico ‘talle único’. Es decir, un solo tipo de células T podría destruir muchos tipos diferentes de cáncer”. Por su parte, el investigador Garry Dolton le dijo a la BBC: “Somos los primeros en describir una célula T que encuentra MR1 en las células cancerosas; eso no se había hecho antes, este es el primero de su tipo”.

Si bien ya existen terapias de células T contra el cáncer y el desarrollo de la inmunoterapia es uno de los avances más fascinantes en el campo, son tratamientos muy individualizados y funcionan solo en un número limitado de cánceres

“Uno podría a partir de eso diseñar distintas estrategias terapéuticas”, señala Rabinovich y resalta que se abre un nuevo abanico de posibilidades para poder luchar contra tumores. “Como la mayoría de las terapias y los descubrimientos, se hizo en animales de experimentación y por lo tanto queda todavía un trecho para poder llegar a pacientes. Resta evaluar la toxicidad, la seguridad y la posibilidad de utilizar estos linfocitos T universales en la lucha contra un gran número de tumores”, concluye el científico argentino.

Comentarios