El Gobierno inyecta $650 mil millones para contener el impacto económico del coronavirus

Cuando la economía todavía no daba señales concretas para superar la recesión de los últimos dos años, el coronavirus apareció con una amenaza todavía mayor en el nivel de actividad, en medio de un derrumbe en las expectativas de crecimiento en todo el mundo. En ese contexto, y mientras llama a la población al aislamiento y reduce el transporte público, el Gobierno anunció un paquete de medidas para evitar el impacto en medio de la pandemia.

El conjunto de medidas incluye políticas sociales, jubilatorias, fiscales, económicas, crediticias, de control de precios y de recorte en los servicios de transporte público. De acuerdo a distintas fuentes oficiales consultadas por TN.com.ar, la intención del Poder Ejecutivo es inyectar el equivalente a 2% del PBI en el plan de contención ante el avance del coronavirus.

Según cálculos propios, representaría unos $650.000 millones, que principalmente están explicados en dos aspectos. En primer lugar, una megalínea de créditos de bancos a empresas a tasa blanda -26% fijo anual- por $350.000 millones y una ampliación del presupuesto para obra pública, por $100.000 millones, que se destinará a construcción de viviendas y proyectos viales.

El Gobierno admitió que las medidas implicarán una expansión del gasto público que complicará el resultado de déficit fiscal de este año. El dato no es menor considerando que una parte de la reestructuración de la deuda está relacionada con la posibilidad que tenga el sector público de ajustar su gasto y el tiempo que tardaría para alcanzar el superávit.

Antes del brote de coronavirus, cuando recién habían comenzado las negociaciones de la deuda con los acreedores, el ministro de Economía, Martín Guzmán, había aceptado que 2020 no sería un año de ajuste, sino que buscaría mantener el nivel de rojo fiscal del año anterior, cerca de 0,5% del PBI. Y que el equilibrio en las cuentas públicas podría ser alcanzado entre 2022 y 2023 bajo escenarios de crecimiento económico “realistas”, según definió.

Esos números y proyecciones quedaron atrás ante la necesidad de incrementar el gasto para hacer frente a la pandemia. El propio Alberto Fernández declaró este martes por la mañana que el paquete de medidas “va a complicar el déficit” pero que “lo importante ahora es la economía”.

El plan de inyección de dinero en la economía real es una señal que intentaron dar las principales economías del mundo en los últimos días, en el escenario de agravamiento del Covid-19 y en medio de caídas financieras históricas.

Estados Unidos, por caso, anunció la implementación de medidas fiscales por U$S850.000 millones, que incluyen exención de impuestos y pago de bonos a los trabajadores. La Unión Europea aún negocia un paquete por 400.000 millones de eurosGran Bretaña lo hará por 34.000 millones de libras y Brasil, anunció este martes el presidente Jair Bolsonaro, lo hará con 147 billones de reales.

En el Gobierno imaginan que la llegada del coronavirus al país supondrá un impacto económico prolongado y que durará varios meses. Martín Guzmán advirtió que en el futuro inmediato “las condiciones” en que se desarrolla la producción y el trabajo en el país cambiarán por fuerza mayor por la pandemia.

 

Comentarios