Nahir Galarza fue sancionada por subir fotos a sus redes sociales desde la cárcel

Nahir Galarza hizo este martes una sorpresiva aparición en las redes sociales desde la cárcel. La joven, condenada a prisión perpetua por el crimen de Fernando Pastorizzo en Gualeguaychú, posó junto a Yanina Lescano, imputada por la muerte de su hijastra, una nena de apenas dos años. Tras la polémica publicación, ya hubo requisas y castigos.

A partir de lo sucedido, allanaron las celdas y secuestraron dos teléfonos dentro del pabellón donde están alojadas las dos presas involucradas. Además, las autoridades del Servicio Penitenciario enviaron a Nahir a un calabozo de castigo.

En tanto, el director General del Servicio Penitenciario de Entre Ríos, Marcelo Sánchez, en diálogo con radio La Red indicó que se dispuso la “separación preventiva” de Nahir y “ahora se investiga como llegó (el celular) y si hay responsabilidad del personal“. “Ella (por Nahir) actúa dentro de los parámetros normales, con altibajos que dejan entrever una no adecuación al 100% de las reglamentaciones internas”, indicó el director General del Servicio Penitenciario de Entre Ríos.

“Cumpliendo la maldita condena”, “Creen saber lo que nos pasó porque conocen nuestra condena (social) pero no nuestra historia. Hablar van a hablar igual“, “Mi hermana de otra vidaaaa”, fueron las frases con las que la joven de 20 años acompañó las cuatro fotos que subió a su cuenta de Facebook y desató un importante revuelo en las últimas horas.

El “castigo” para Nahir ya fue motivo además de una queja presentada por su abogado, quien argumentó que otras internas también suben fotos a las redes sociales y no reciben ninguna sanción por eso.

La joven cumple su condena a prisión perpetua en la Unidad Penal Nº 6 de Paraná, por el homicidio de Fernando Pastorizzo, ocurrido en diciembre de 2017 en Gualeguaychú.

El caso del presunto intento de fuga

La joven había sido noticia semanas atrás por un inquietante muñeco encontrado su celda en el penal de Paraná y por un supuesto plan de fuga que ella misma negó en las últimas horas. “Era un chiste, una joda”, afirmó.

Nahir se rió de las versiones que la involucran con el fallido escape y sostuvo que el único objetivo que tenían era hacerle una broma a otra reclusa que suele levantarse de noche para comer.

De acuerdo a su relato, junto a otras dos internas usaron una máscara que hizo una de ellas en teatro y una escoba, y después le agregaron ropa.”‘Ahora cuando se levante… ¡el susto que se va a pegar!’. A todo esto, nos estábamos riendo que no sabés… Porque apagábamos la luz y daba miedo en serio, hasta a nosotras. Porque al ser del tamaño de una escoba, era alto”, contó.

La celadora del pabellón les frustró las intenciones durante una de sus rondas de rutina el viernes, cuando descubrió el muñeco y se los sacó con el argumento de que no se podían no se podían hacer muñecos en ese lugar. La mujer, finalmente, se los devolvió guardado en una bolsa al entender que las reclusas ignoraban tal prohibición, pero antes de hacerlo le tomó una foto que más tarde se viralizó.

Ni la fuga ni la broma se concretaron, pero las medidas de seguridad se reforzaron y ahora, manifestó Nahir, cuando cruza a la facultad lo hace custodiada por tres penitenciarias y un hombre armado que corta la calle hasta que ella pasa. “Se pusieron todos re paranoicos“, subrayó, y agregó: “Toda una historia hicieron por una joda, un chiste. Y encima por una compañera que no se pudo ni asustar porque nos llevaron el maldito muñeco”

Comentarios